Campaign Area

Solidaridad estudiantil

Visión general

Israel niega sistemáticamente el derecho a la educación a las y los estudiantes palestinos. Israel ha bombardeado y atacado universidades palestinas, mientras deniega al sus estudiantes sus derechos básicos. En Palestina las organizaciones estudiantiles suelen estar a la vanguardia de la resistencia popular.
El BDS es una de las tácticas clave con que los movimientos estudiantiles de todo el mundo están construyendo una solidaridad efectiva con sus pares palestinos. Decenas de gremios y gobiernos estudiantiles de Norteamérica y Europa han votado a favor de lanzar campañas de BDS, exigiendo el boicot académico o la desinversión en los crímenes de Israel. Los movimientos estudiantiles de BDS están creciendo rápidamente en Sudáfrica, Brasil, Chile y en todo el mundo.
La solidaridad estudiantil organizada está ayudando a construir un enorme apoyo a la lucha palestina por libertad, justicia e igualdad entre toda una generación de jóvenes.
BDS

Introducción

Israel ataca deliberadamente y socava la educación palestina, bombardeando y saqueando universidades, sometiendo a sus estudiantes a la denegación de la libertad de movimiento e incluso a ataques violentos. Las organizaciones estudiantiles palestinas se encuentran a menudo en la vanguardia de la resistencia popular masiva al colonialismo de asentamiento y al apartheid israelíes. Las campañas de estudiantes juegan un papel pionero en el movimiento internacional de BDS. En todo el mundo, los grupos estudiantiles están construyendo solidaridad con sus pares palestinos y con la lucha palestina por libertad, justicia e igualdad. A través de campañas que tienen un amplio apoyo están exigiendo que las universidades desinviertan de las empresas boicoteadas por el movimiento BDS, o que pongan fin a sus vínculos con las universidades israelíes, que instigan y colaboran con los crímenes de Israel.


Descubre más

El ataque implacable y deliberado de Israel contra la educación palestina, que algunos han denominado recientemente academicidio, se remonta a la Nakba de 1948, cuando saqueó o destruyó decenas de miles de libros palestinos.
Durante la primera Intifada (1987-1993), Israel cerró todas las universidades palestinas (algunas durante varios años), las 1194 escuelas primarias y, finalmente, los jardines de infantes, lo que llevó a la población palestina a construir una “red ilegal” de escuelas clandestinas.
A las y los académicos y estudiantes palestinos se les niega sistemáticamente sus derechos básicos, incluyendo la libertad académica, y a menudo se les somete a encarcelamiento, denegación de la libertad de movimiento, e incluso a ataques violentos. En marzo de 2016, las fuerzas de ocupación israelíes irrumpieron en la universidad de Tulkarem dos veces en dos días, saqueando el edificio e incautándose de posters y folletos del campus.
En su ataque contra Gaza en 2014, Israel tomó como blanco por lo menos 153 escuelas (de las cuales 90 eran administradas por la ONU) y a la universidad más grande, según UNICEF.

Desde octubre de 2015, una nueva generación de jóvenes en Palestina se levantó contra un régimen de varias décadas de brutal ocupación, colonialismo de asentamiento y apartheid. Estas movilizaciones marcaron otra fase de la lucha popular contra el terrorismo de Estado israelí.
Decenas de miles de palestinos/as, en su mayoría jóvenes, se unieron a las manifestaciones que tuvieron lugar en más de 65 localidades, barrios y campos de refugiados palestinos.
Los grupos estudiantiles han desempeñado siempre un papel fundamental en la lucha popular en Palestina, y han estado al frente de estas movilizaciones. Muchas manifestaciones han sido organizadas por comités de estudiantes.
También participan en campañas de BDS dentro de Palestina, en Gaza a través de la Campaña Estudiantil Palestina por el Boicot Académico y Cultural a Israel (PSCACBI), y a través de los comités estudiantiles en iniciativas locales de boicot en toda Palestina.

Las organizaciones de estudiantes juegan un papel importante en el desarrollo de muchos movimientos progresistas, y el movimiento BDS no es una excepción. En Estados Unidos, Canadá, Sudáfrica, Chile, Brasil y en todo el mundo, los grupos estudiantiles están construyendo solidaridad con la lucha palestina por libertad, justicia y igualdad.
Las campañas exitosas de solidaridad con Palestina pueden generar un animado debate en las universidades, llegando a miles de jóvenes. Las campañas de BDS a menudo crean vínculos con otros movimientos progresistas en el campus, y así están poniendo a Palestina en el centro de los movimientos estudiantiles. Israel y las organizaciones pro-Israel están cada vez más preocupadas por el activismo del BDS en las universidades, destinando enormes recursos para apoyar a grupos de estudiantes pro-Israel.
Un aspecto clave del activismo estudiantil por el BDS es la concientización y la educación popular sobre el apartheid israelí, sobre las dificultades que enfrentan jóvenes y estudiantes en Palestina, y sobre las luchas políticas en las que se involucran.

La mayoría de las campañas estudiantiles trabajan para conseguir apoyo para el BDS, y para presionar a una universidad para que ponga fin a su apoyo activo o su complicidad con las violaciones israelíes del Derecho Internacional. Éstas son las principales formas en que las organizaciones estudiantiles están haciendo campaña por el BDS:
- Adhesión de gremios estudiantiles y órganos universitarios al BDS. Gremios y gobiernos de estudiantes en toda Europa y América del Norte han votado a favor de adherir y apoyar formalmente al BDS. Muchos gremios estudiantiles ahora no venden productos israelíes ni adquieren servicios de empresas que son objeto de boicot por parte del movimiento BDS.
- Desinversión. En Canadá, Estados Unidos y el Reino Unido, los movimientos estudiantiles están presionando a las universidades para que desinviertan las acciones que poseen en compañías que son cómplices de las violaciones israelíes al Derecho Internacional.
- Boicot académico. Gremios estudiantiles de países como Reino Unidos, Bélgica  o Chile han votado por adherir y hacer campaña por el boicot académico a las universidades israelíes que instigan y colaboran con los crímenes de Israel. Lea más sobre el boicot académico aquí.
- Poner fin a los contratos con criminales corporativos. Muchas empresas que son boicoteadas por el BDS, como G4S y HP, proporcionan servicios a las universidades. En el Reino Unido,  exitosas campañas estudiantiles han persuadido a las universidades de Londres, Southampton y Sheffield de que pongan fin a los contratos con G4S y con otras empresas que son objeto de campañas de boicot.

Impacto

La organización creativa y estratégica de estudiantes en todo el mundo ha llevado al desarrollo de campañas estudiantiles de BDS con amplio apoyo, muchas de las cuales han tenido un éxito considerable. La solidaridad con Palestina y el BDS se han convertido en cuestiones clave en las universidades de todo el mundo, e Israel está dedicando cada vez más recursos para contrarrestar el crecimiento del BDS en los campus universitarios. Gremios estudiantiles nacionales y locales en Europa, América del Norte, Sudáfrica, Brasil, Chile y Qatar han adherido al movimiento BDS.


Hitos

Campañas de desinversión en toda América del Norte

Más de 30 gobiernos estudiantiles de Estados Unidos y de 9 universidades canadienses han votado a favor de que sus universidades desinviertan de empresas que ayudan e instigan a Israel a violar el Derecho Internacional. Muchas de estas votaciones han sido de alto perfil.


Un movimiento global

Gremios estudiantiles nacionales y locales en Sudáfrica, Brasil, Chile y Qatar han adherido al movimiento BDS. En mayo de 2015, más de 10.000 estudiantes se unieron a una protesta en favor del BDS en Sudáfrica.


Exitosa presión sobre las universidades

En el Reino Unido, campañas estudiantiles han presionado con éxito a las universidades de Londres y Southampton, y han puesto fin a los contratos con empresas boicoteadas por el movimiento BDS, como G4S y Veolia. La Universidad de Hampshire ha retirado sus inversiones de seis compañías debido a su complicidad con las violaciones israelíes al Derecho Internacional.


Creciente solidaridad estudiantil en toda Europa

En el Reino Unido, la Unión Nacional de Estudiantes, que representa a 7 millones de estudiantes, la Campaña de Estudiantes Negros/as y más de 25 gremios estudiantiles individuales han votado a favor de adherir al BDS y apoyar sus campañas. Muchos de estos gremios se niegan ahora a vender productos israelíes en tiendas de estudiantes, o han rescindido contratos con compañías boicoteadas por el movimiento BDS, como G4S y Eden Springs. FEF, la Asociación Belga de Estudiantes Francófonos, apoya el boicot académico a las universidades israelíes. La Unión de Estudiantes de la Universidad Nacional de Irlanda en Galway (NUIG) también votó a favor del BDS.


¡Actúa!

La solidaridad estudiantil organizada está ayudando a construir un enorme apoyo a la lucha palestina por libertad, justicia e igualdad entre toda una generación de jóvenes. Si eres estudiante, ¡involúcrate en el movimiento por los derechos palestinos y el BDS hoy mismo!


Empieza una nueva campaña en tu universidad

Empieza una nueva campaña en su universidad

Haz campaña para presionar a su universidad para que desinvierta de las compañías boicoteadas por el movimiento BDS, o para que ponga fin a la relación con alguna institución académica israelí. Consulta la guía de campaña publicada por la Campaña de Estudiantes Negros/as del Reino Unido.


DESCARGAR LA GUÍA DE CAMPAÑA

Haz que tu gremio o gobierno estudiantil se una al BDS

Aprueben una resolución en su gremio de estudiantes o a través de su órgano de gobierno estudiantil en apoyo al BDS y sus campañas. Póngase en contacto para que les asesoremos y les enviemos un modelo de resolución.


Contáctanos

Organiza una petición

Organizar una petición es una manera fantástica de llegarle a un gran número de personas y de mostrar a la dirección de la universidad que la comunidad apoya sus demandas de campaña. ¡Estudiantes de la Universidad de Florida del Sur lograron que más de 10.000 personas firmaran su petición pidiendo la desinversión!



 


Consigue que el cuerpo académico y el personal se unan al BDS

Una carta abierta de apoyo a su campaña por parte de estudiantes, académicos/as y personal universitario puede ser una gran herramienta de difusión y una buena manera de ejercer presión sobre su universidad. Es bueno pensar más allá del personal académico: por ejemplo, en la Escuela de Estudios Orientales y Africanos (SOAS) de Londres, los estudiantes se acercaron a las trabajadoras de la limpieza y a su sindicato.


Investiga

Trabaja con otros grupos de tu universidad para investigar las inversiones y las relaciones institucionales que ésta tiene con universidades israelíes.