Actualización

Palestina agradece a Argentina y a Lionel Messi por cancelar su ‘amistoso’ con Israel

Movilizaciones en todo el mundo logran frustrar el uso del partido por parte del gobierno israelí para encubrir sus crímenes de guerra y sus atroces violaciones a los derechos humanos palestinos

6 de junio de 2018 − El martes 5 de junio, la Selección Argentina de Fútbol canceló el partido ‘amistoso’ con Israel previsto para el sábado 9, tras meses de una campaña de BDS que comenzó en Argentina.
Personas y grupos aficionados al fútbol y defensores de los derechos humanos palestinos habían exhortado a la Selección Argentina y a su superestrella Lionel Messi a que cancelaran el partido –a celebrarse en un estadio israelí construido sobre la aldea palestina de al-Maliha (que fue limpiada étnicamente)−, en respuesta a la política criminal israelí de disparar a matar o mutilar contra  manifestantes palestinos desarmados en Gaza.

El futbolista palestino Mohammad Khalil, cuya carrera terminó después de que un francotirador israelí le disparara en ambas piernas mientras protestaba pacíficamente en Gaza, también instó a la Selección Argentina y a Messi a cancelar el partido con Israel.

Miles de personas se unieron a Khalil, firmando una petición a Messi y a la Selección Argentina, señalando que el gobierno israelí usaría el partido para encubrir sus brutales ataques contra los palestinos, dentro y fuera del campo de juego.

Los sindicatos argentinos y las Madres de Plaza del Mayo se unieron a los llamamientos. La semana pasada se realizó una concentración ante la Asociación Argentina de Fútbol (AFA) en Buenos Aires. 
Las protestas siguieron a la Selección Argentina hasta Barcelona. El martes, durante la sesión de entrenamiento del equipo previo a la Copa Mundial, activistas de solidaridad con Palestina utilizaron un megáfono para transmitir el mensaje directamente a los jugadores.

Se dice que Israel le pagaría a Argentina 3 millones de dólares para jugar el partido, como parte de las “celebraciones” de su 70º aniversario.

Omar Barghouti, de la Campaña Palestina por el Boicot Académico y Cultural a Israel (PACBI) dijo:

Recibimos con beneplácito la decisión del equipo argentino de cancelar este partido ‘amistoso’. Hubiera sido extremadamente ‘inamistoso’ con los derechos humanos. Jugar con un Estado de apartheid es una forma de complicidad, agravada por la reciente y horrenda masacre cometida por Israel en Gaza contra manifestantes desarmados que reclaman sus derechos básicos a la libertad, la dignidad y el retorno de los refugiados (reconocido por la ONU).

Esto formaba parte de la política de ‘lavado mediante el deporte’ (sports-washing) que lleva adelante el régimen de apartheid israelí, utilizando los eventos deportivos internacionales para encubrir sus crímenes de guerra y las atroces violaciones de los derechos humanos del pueblo palestino. El hecho de que los aficionados de Argentina y activistas de derechos humanos de todo el mundo hayan logrado frustrarlo nos da mucha esperanza.

Aunque inicialmente estaba programado para celebrarse en Haifa, el gobierno israelí trasladó el partido a Jerusalén, ofreciendo a los organizadores una compensación de 760.000 dólares. Se dice que la Ministra de Cultura y Deportes de Israel, Miri Regev, había exigido como condición una sesión fotográfica con la Selección Argentina; una prueba más de cómo Israel utiliza el deporte para encubrir −o lavar− su imagen.

Después de la noticia de la cancelación, el Primer Ministro israelí Benjamin Netanyahu llamó inmediatamente al Presidente argentino Mauricio Macri para que interviniera, pero Macri respondió que no tenía autoridad sobre la decisión de la Selección.

La cancelación del partido ‘amistoso’ de Israel con Argentina constituye un estímulo para la campaña Tarjeta Roja a Israel, la cual pide a la FIFA que expulse a Israel −al igual que expulsó a la Sudáfrica del apartheid− debido a sus violaciones contra el fútbol palestino y su desprecio por los estatutos de la FIFA.

La Asociación Palestina de Fútbol también pidió a Argentina que cancelara el partido.

En un mensaje en video, el equipo de fútbol de la localidad palestina de Nabi Saleh, en Cisjordania ocupada por Israel, dio las gracias a la Selección Argentina y a Lionel Messi. Nabi Saleh es el hogar de Ahed Tamimi, la menor palestina que cumple meses en una prisión israelí por abofetear a un soldado israelí fuertemente armado parado en su patio delantero. “Usted marcaron un gol por la libertad, la justicia y la igualdad”, dijo la familia de Ahed en el video.
 

Barghouti (de PACBI) agregó:

Los futbolistas palestinos son atacados de forma rutinaria, y se les niega la libertad de movimiento para asistir a los entrenamientos y los partidos. Las fuerzas israelíes han encarcelado, herido y asesinado a futbolistas palestinos. Como dijo el delantero argentino Gonzalo ‘Pipa’ Higuaín: “No ir fue lo correcto”.

Le deseamos a Argentina todo lo mejor en el Mundial. La FIFA debe tomar nota. Es hora de mostrar la tarjeta roja a Israel.

La Campaña Palestina por el Boicot Académico y Cultural a Israel (PACBI) se inició en 2004 para contribuir a la lucha por libertad, justicia e igualdad para el pueblo palestino. PACBI aboga por el boicot de las instituciones académicas y culturales israelíes, dada su profunda y persistente complicidad en la violación por parte de Israel de los derechos humanos según establece el Derecho Internacional. Visite PACBI en https://bdsmovement.net/pacbi y síganos en Twitter @PACB


Compartir

Mantente al día

Suscríbete para recibir, noticias, actualizaciones de campaña, alertas de acción y campañas de recolección de fondos

No compartiremos tu información con nadie más siguiendo nuestra política de privacidad. Por supuesto puedes desinscribirte cuando lo desees.