Campaña Mundial

¡CAF bájate del tren de apartheid de Israel!

Visión general

En agosto del 2019, un consorcio de empresas liderado por la empresa vasca de ferrocarriles CAF y la empresa constructora israelí Shapir fue seleccionado por el Ministerio de Finanzas israelí para llevar a cabo la expansión de la red de tren que conecta las colonias ilegales en territorio palestino ocupado, conocido como el tren ligero de Jerusalén (JLR por sus siglas en inglés Jerusalem Light Rail).

Los asentamientos israelíes se consideran un crimen de guerra bajo el estatuto de Roma del Tribunal Penal Internacional.

Además, Shapir que está en el consorcio con CAF para expandir la JLR, está listado en la base de datos de la ONU de empresas que son cómplices con los asentamientos ilegales de Israel.

El proyecto JLR quebranta el derecho internacional porque fortalece el control de Israel sobre tierra palestina ocupada incluyendo Jerusalén Este. Con su participación, CAF está contribuyendo a las graves violaciones israelíes del derecho internacional y de los derechos humanos palestinos.

CAF y Shapir se adjudicaron el contrato por valor de 1.800 millones de dólares para ampliar la red de ferrocarril a más asentamientos, en Jerusalén Este sobre todo, y para reforzar los enlaces de transporte entre los asentamientos y Jerusalén Oeste.

 

BDS

¡CAF bájate del tren de apartheid de Israel!

¿Por qué?

¿POR QUÉ ESTA CAMPAÑA?

Israel solo puede mantener su régimen de ocupación, colonización y apartheid hacia el pueblo palestino gracias a la complicidad internacional. Las empresas juegan un papel fundamental en este sentido.

El proyecto JLR es tan burdamente ilegal que otras empresas multinacionales, como Alstom, Siemens, Systra, Bombardier o Macquarie, que participaron en la fase inicial de la licitación se retiraron quedando solo dos consorcios en la fase del concurso.

La empresa francesa Veolia se vió obligada a retirarse del mismo proyecto ilegal de JLR en 2015 después de perder miles de millones de dólares en negocios internacionales como resultado de una campaña sostenida de BDS en Europa, EEUU y varios países árabes.

La revista israelí de negocios Globes sostuvo, como era de prever, que las demás empresas “no se retiraron del proceso por motivos políticos pero reconoció que, “para la mayoría de empresas internacionales de transporte y construcción, operar en Jerusalén queda ‘fuera de los límites de lo aceptable”.

Con su participación en este proyecto CAF está también violando su propio código de conducta, que establece que “toda actuación de CAF y de las personas que la integran guardarán un respeto escrupuloso a las leyes, a los derechos humanos y a las libertades públicas”. El gobierno de la Comunidad Autónoma Vasca tiene acciones en CAF y debería asegurar que el dinero público no vaya a apoyar la ocupación ilegal israelí del territorio palestino.

La implicación de empresas en los crímenes del régimen israelí de ocupación y apartheid no es solamente moralmente condenable y un riesgo legal. Sino que puede acarrear un impacto negativo para los negocios.

Descubre más

El barrio palestino de Issawiya en Jerusalén Este palestino se ubica al borde del asentamiento ilegal israelí de Giv’at Shapira, la primera parada en la nueva línea que va a construir CAF.

Para la construcción de Giv’at Shapira y una parte de la Universidad Hebrea de Jerusalén, Israel anexionó tierras de residentes de Issawiya y de otros pueblos, demolió sus casas y expulsó a las familias.

Israel mantiene una campaña de hostigamiento contra Issawiya, cerrando las entradas para sitiar el barrio y restringiendo fuertemente la libertad de movimiento.

El ejército israelí irrumpe en Issawiya de manera constante, invade los hogares palestinos, arresta personas sin cargos y destruye casas familiares, en contra del derecho internacional.

CAF contribuirá a la intensificación de la represión israelí de personas palestinas en barrios de Jerusalén Este incluyendo Issawiya de la misma manera que Alstom y Veolia contribuyeron a la represión israelí en el barrio de Shu’afat.

Al otro extremo de la línea que está programado que se construya por CAF se sitúa el asentamiento ilegal israelí de Gilo. Este asentamiento se erige sobre tierras robadas de los barrios de Beit Safafa, Sharafat y al-Walaja junto con la ciudad de Belén y la vecina Beit Jala.

Israel construyó el asentamiento de Gilo para separar la población palestina de Belén de su capital Jerusalén y para anexionarse de manera ilegal tierra dentro del término municipal (como así lo define Israel) de Jerusalén.

El muro de apartheid que construyó Israel para anexionar Gilo convirtió Belén y al-Walaja en guettos y dañó económicamente todas esas zonas que hasta entonces tenían lazos económicos, culturales, sociales y políticos con el Jerusalén palestino.

CAF estará construyendo el tren ligero de Jerusalén sobre tierra robada a personas palestinas y favoreciendo la libertad de movimiento de colonos ilegales israelíes por encima de los derechos humanos y  la libertad fundamental de la población palestina.

CAF Jerusalemgo tren arina palestinarrei lapurtutako lur gainean eraikitzen ariko da, eta legez kanpoko kolono israeldarren mugitzeko askatasuna lagunduko du biztanle palestinarren giza eskubideen eta oinarrizko askatasunaren gainetik.

Hitos

2019

Noviembre:

dos alcaldes vascos de la zona cercana a la principal fábrica de CAF en Beasain mostraron su oposición a la participación de CAF en el proyecto de JLR.

Octubre:

dos sindicatos de la fábrica de CAF en Zaragoza donde se van a construir la mayor parte de los equipos para el proyecto JLR, el Grupo Independiente y CGT, emitieron un comunicado diciendo que CAF debería retirarse del proyecto. El comité de empresa en la sede de CAF en Beasain volvió a repetir el llamamiento que hizo en enero exigiendo que CAF se retirara del proyecto.

Agosto:

CAF y Shapir se adjudican el contrato por 1.800 milliones de dólares para ampliar el tren ligero de Jerusalén. Su participación en el proyecto se ha cuestionado no solamente en el ámbito de ONGs internacionales sino también dentro de CAF mismo. Sindicatos que representan a los trabajadores en la fábrica de CAF donde se fabricarán algunos de los equipos para el proyecto dijeron que el proyecto es “una ofensa a los derechos del pueblo palestino”.

Julio:

Activistas repartieron folletos en la entrada del edificio donde se celebraba la junta de accionistas de CAF pidiendo que la empresa no participara en el tren ligero de Jerusalén.

Mayo:

Alstom, Siemens, Systra, Bombardier y Macquarie se retiraron de la licitación de JLR dejando solamente dos consorcios en el concurso.

ACTÚA

CAF depende de su imagen y sus contratos con entes públicos y negocios privados. Acciones de base efectivas pueden presionar a CAF para que termine con su complicidad en las violaciones de los derechos humanos palestinos.

  • ¡Pide a CAF que acabe con su papel en el tren ligero de Jerusalén para evitar su complicidad en violaciones de los derechos humanos que puede dañar seriamente su reputación y su negocio a nivel internacional!
  • Haz que tu organización o sindicato se una a la campaña internacional.
  • Haz una campaña contra contratos de CAF y envíanos información sobre contratos de CAF o licitaciones en la cuales participa CAF.

 

Para más información contacta con: Alys Samson Estapé, Coordinadora de BNC Europa: [email protected]