Declaración PACBI

Sobre la decisión de Stephen Hawking de respaldar el llamamiento palestino al boicot a Israel

June 4, 2013

La decisión de Stephen Hawking de respaldar el llamamiento de los académicos palestinos a negarse a dar legitimidad a Israel y a sus instituciones cómplices hasta que se haga realidad la autodeterminación palestina ha tenido un tremendo impacto entre las y los palestinos, especialmente en la comunidad académica. La decisión  comunicada por Hawkins –ejemplar, directa e inequívoca– a la organización de la conferencia israelí de relaciones públicas en la que se honrará al presidente del Estado en junio no tiene precedentes en un académico internacional de su talla, y es profundamente apreciada por la sociedad palestina.

La decisión de Stephen Hawking de respaldar el llamamiento de los académicos palestinos a negarse a dar legitimidad a Israel y a sus instituciones cómplices hasta que se haga realidad la autodeterminación palestina ha tenido un tremendo impacto entre las y los palestinos, especialmente en la comunidad académica. La decisión   comunicada por Hawkins –ejemplar, directa e inequívoca– a la organización de la conferencia israelí de relaciones públicas en la que se honrará al presidente del Estado en junio no tiene precedentes en un académico internacional de su talla, y es profundamente apreciada por el pueblo palestino.

El llamamiento de la sociedad civil palestina al boicot de las instituciones académicas israelíes por su múltiple complicidad en el mantenimiento y la legitimación del régimen israelí de ocupación colonial y apartheid, está atrayendo la atención de un número cada vez mayor de académicos de todo el mundo. La decisión de Hawking sienta un precedente porque será un ejemplo para muchos otros que, por diversas razones, no han tenido fácil declarar abiertamente su apoyo al boicot. Quienes dentro y fuera de la comunidad académica defienden que se ejerza presión sobre el Estado de Israel están siendo acusados de antisemitismo, de violentar la libertad académica y de trasladar a ese ámbito la política. Aunque cada vez son más los académicos y estudiantes que se resisten a las maniobras del lobby israelí en el mundo universitario, el ejemplo de Hawking contribuirá a incrementar la legitimidad del boicot como herramienta para lograr justicia para los y las palestinas. Estamos convencidos de que muy pronto el aislamiento de Israel y de sus instituciones cómplices a través de diversas formas de boicot, desinversión y sanciones (BDS) será una práctica generalizada. La lucha sudafricana contra el apartheid, en la que el boicot desempeñó un papel definitivo, inspira a los palestinos y da esperanza en que la solidaridad internacional sostenida puede acelerar el fin de su opresión.

Asimismo, el excelente ejemplo de Hawking alentará que las asociaciones de académicos tomen medidas audaces para aislar a las instituciones académicas cómplices de Israel en el mundo académico internacional. Estamos seguros de que habrá más iniciativas como la resolución de boicot aprobada unánimemente hace apenas dos meses por la Asociación de Estudios Asiático-Americanos de Estados Unidos (AAAS, por sus siglas en inglés). Vale la pena destacar la claridad del lenguaje de este otro acontecimiento que sienta precedentes (particularmente en Estados Unidos): la AAAS ha resuelto “honrar el llamamiento de la sociedad civil palestina a boicotear las instituciones académicas israelíes” y respaldar “los derechos protegidos de los estudiantes y académicos de todo el mundo a investigar y a expresarse públicamente sobre Israel-Palestina y en apoyo a la Campaña de BDS”. Este último punto pone de relieve que defender Palestina y apoyar el boicot siguen siendo actos comprometidos debido a la atmósfera intimidatoria que ha creado en los medios académicos internacionales y en los medios de comunicación el lobby israelí. Sin embargo, es cuestión de tiempo que se imponga la determinación de los académicos que cuestionan los intentos de impedir la defensa de los derechos palestinos y del boicot en particular.

En este sentido, quizá es sólo cuestión de tiempo que el principal sindicato académico del Reino Unido, la UCU, reanude su noble tradición de lucha contra la dominación en Palestina. A los comprometidos miembros de la UCU, que han recibido el estímulo de una reciente sentencia a su favor en el juicio en el que se les acusaba de “antisemitismo institucional” por incluir en sus conferencias anuales el debate sobre el BDS, les será más fácil a partir de ahora argumentar que Israel debe rendir cuentas por sus actos de acuerdo con las normas universales.

Los apologistas de Israel y los detractores del boicot han recibido un importante revés con la decisión de Hawking de respaldar el llamamiento al boicot palestino.  La marea está cambiando.

June 4, 2013
/

Compartir

Mantente al día

Suscríbete para recibir, noticias, actualizaciones de campaña, alertas de acción y campañas de recolección de fondos

No compartiremos tu información con nadie más siguiendo nuestra política de privacidad. Por supuesto puedes desinscribirte cuando lo desees.