#LibertadParaMahmoud: Fuerzas de ocupación israelíes detienen al coordinador del BDS Mahmoud Nawajaa durante una redada nocturna

Ramallah ocupada, Julio 30 2020 - Al rededor de las 3:30 de la mañana, decenas de soldados de ocupación israelíes acompañados por perros, irrumpieron en la casa de Mahmoud Nawajaa, el Coordinador General del Comité Nacional Palestino BDS (BNC, por sus siglas en inglés), cerca de Ramallah, esposándolo, vendandole los ojos y separandolo de su esposa y sus tres hijos pequeños.

 

 

Mahmoud Nawajaa, de 34 años, nació en Yatta, en el sur de Hebrón, y tiene un máster en Relaciones Internacionales.

Al momento de ser detenido, Nawajaa le dijo a su esposa: "Cuida de los niños". Los dos hijos mayores de Mahmoud, de 7 y 9 años, gritaron desafiantes a los soldados que invadieron su hogar para arrestar a su padre. El hijo mayor dijo: “Dejen a mi papá. Salgan de aquí. Su perro no me asusta".

La Convención Internacional sobre la Represión y el Castigo del Crimen de Apartheid  reconoce que “la persecución, deprivación de libertad y derechos fundamentales de las organizaciones y personas que se openen al apartheid" constiyuye un acto inhumano cometido por quienes imponen un regimen de apartheid. 

El movimiento global y pacífico de boicot, desinversión y sanciones (BDS) fue lanzado en 2005 y respaldado por organizaciones de mujeres, asociaciones profesionales, comités de resistencia popular y otros grupos de la sociedad civil palestina. Hace un llamado para terminar con la ocupación y el régimen de apartheid israelí y para  que se cumplan los derechos estipulados por la ONU de la población palestina refugiada, desplazada por la fuerza desde 1948, para que pueda regresar a sus hogares.

En un comunicado reciente del BNC, valorando las decenas de opiniones de expertas/os de Derechos Humanos de la ONU que condenan el plan de anexión formal de Israel y lo califican como la cristalización del “apartheid del siglo 21”, Mahmoud Nawajaa expresó:

"Durante décadas, la inacción internacional y la complicidad han permitido a Israel violar las leyes de la ocupación, avanzar en su colonización del territorio palestino ocupado e imponer un régimen de apartheid consagrado en la propia legislación interna de Israel.

Frente a la anexión ilegal de Israel, su régimen de apartheid y su negación de nuestro derecho inalienable a la autodeterminación, es hora de que todos los Estados y las organizaciones internacionales cumplan con sus obligaciones legales mediante la adopción de medidas efectivas, incluidas sanciones".

En los últimos años, el movimiento BDS ha crecido en importancia a nivel global, su impacto ha llegado a los parlamentos de todo el mundo, desde Sudáfrica hasta el Congreso de EE. UU, a partidos políticos, a grandes sindicatos, iglesias, campus universitarios, movimientos por la  justicia racial y figuras culturales y artísticas de renombre. 

El gobierno de extrema derecha de Israel ha perseguido y asediado al movimiento BDS durante años, dedicando una gran cantidad de recursos financieros y humanos para su “guerra” contra este movimiento internacional, por el gran impacto estratégico que ha tenido BDS en la lucha por la libertad del pueblo Palestino. 

Omar Barghouti, cofundador del movimiento BDS, ha pedido presión internacional eficaz  para asegurar la liberación inmediata de Mahmoud Nawajaa: 

“Mahmoud es un destacado defensor de los derechos humanos palestino, muy apreciado en Palestina y en todo el mundo por su incansable y apasionada defensa de los derechos palestinos. Como joven líder de la sociedad civil, Mahmoud es un modelo a seguir para las personas palestinas, jóvenes y mayores, y una inspiración para las defensoras de los derechos del pueblo palestino en todas partes.

El régimen de ocupación militar de Israel, el colonialismo de asentamientos y el apartheid está tratando desesperadamente de aterrorizar a las activistas palestinas del movimiento BDS y a sus familias, después de no haber logrado frenar el crecimiento del movimiento. Hacemos un llamado a activistas del movimiento BDS en todo el mundo a fortalecer aún más las campañas de BDS para acabar con la impunidad de Israel.

A medida que Israel se convierte en un modelo a seguir para la extrema derecha racista y autoritaria, BDS se está convirtiendo en un componente clave de la ola progresista global que lucha por la justicia indígena, racial, económica, social, de género y climática.

Ya es hora de que los Estados no sólo defiendan a los y las palestinas y a otras defensoras de Derechos Humanos, como Mahmoud, sino que impongan sanciones legales y específicas para poner fin a los crímenes de guerra los crímenes contra la humanidad y todo el régimen de opresión a la población palestina indígena por parte de Israel. Sólo eso nos puede ayudar a alcanzar la libertad, la justicia y la igualdad.”

 

Declaración PACBI

Respeto a las directrices del BDS: autodeterminación y solidaridad internacional

May 5, 2012

La Campaña Palestina por el Boicot Académico y Cultural a Israel (PACBI) recibe a veces críticas de personas que quieren solidarizarse con los palestinos sin respetar las directrices de boicot establecidas por la sociedad civil palestina. Según esas críticas, al establecer directrices demasiado restrictivas y precisas alejamos de la Campaña a sectores liberales. La alternativa que proponen algunos es aceptar que cada uno decida cómo aplica el BDS y permitir la máxima flexibilidad para que la Campaña crezca.

La Campaña Palestina por el Boicot Académico y Cultural a Israel (PACBI) recibe a veces críticas de personas que quieren solidarizarse con los palestinos sin respetar las directrices de boicot establecidas por la sociedad civil palestina. Según esas críticas, al establecer directrices demasiado restrictivas y precisas alejamos de la Campaña a sectores liberales. La alternativa que proponen algunos es aceptar que cada uno decida cómo aplica el BDS y permitir la máxima flexibilidad para que la Campaña crezca. Se nos critica especialmente por insistir en que los activistas internacionales e israelíes que deseen apoyar nuestra lucha contra el apartheid y la dominación colonial de Israel deben asumir el liderazgo de los oprimidos –en este caso, del Comité Nacional Palestino de BDS (BNC, por sus siglas en inglés), del cual la PACBI es parte esencial.

En ciertos casos se plantea una cuestión de doble rasero pues hay académicos y personalidades de la cultura y de otros sectores que habiéndose movilizado en su día contra el apartheid en Sudáfrica sin objetar el liderazgo antiapartheid de ese país, cuestionan, sin embargo, que los palestinos debamos establecer o no principios para el boicot.

Dejando a parte la coherencia, queremos justificar nuestra posición cuando afirmamos que se nos debe consultar en el proceso de planificación de acciones que afecten a las instituciones israelíes en su totalidad o parcialmente, especialmente si no están recogidas con precisión en las directrices del BDS. Como  palestinos y palestinas, nuestra insistencia en establecer e interpretar directrices puede dar lugar a malentendidos pero aunque sea una cuestión delicada creemos que es esencial para construir un movimiento social de solidaridad con Palestina. Insistimos por la trascendencia que tiene la autodeterminación y el empoderamiento para una comunidad desempoderada y colonizada. Son los oprimidos quienes mejor pueden determinar qué necesitan de los demás para luchar por su autodeterminación, y son los demás quienes deciden en qué medida, si es que lo hacen, pueden y están dispuestos a escuchar el llamamiento de los oprimidos.

El BDS como movimiento social

La Campaña BDS es un movimiento social global que pretende congregar a la sociedad civil internacional para que actúe como colectivo que se apoya en el derecho internacional y en los principios universales de los derechos humanos, y para luchar colectivamente por metas comunes utilizando herramientas comunes y éticas. La Campaña no es una masa de personas que operan individualmente para obtener frutos colectivos. El BNC considera imprescindible disponer de un conjunto de principios y directrices compartidas. De lo contrario, cualquiera podría interpretar según sus criterios qué debe abarcar el boicot y qué no, especialmente en situaciones que parecen no estar recogidas en las pautas generales del boicot ni ajustarse a su lógica. Y aunque eso está muy bien (porque al fin y al cabo somos libres para actuar como consideremos), de aceptarlo, también podría plantearse disolver la Campaña y que cada cual retomara sus acciones éticas de manera individual aunque, obviamente, insostenible. Así era en la fase anterior a 2004, cuando había voces independientes que apelaban al boicot sin que existiera una estructura de Campaña y sin directrices comunes adoptadas por la mayoría de la sociedad civil palestina.

La necesidad de directrices

La necesidad de directrices y de estructuras puede dar lugar a que la gente cuestione la autoridad que las establece y las interpreta. Aunque somos escépticos y críticos respecto a las formas de autoridad y de estructura en abstracto, es importante comprender que éstas no son el problema. La cuestión es a qué autoridad y estructura nos adscribimos, particularmente en condiciones de colonialismo y apartheid. Por lo tanto, es importante diferenciar entre tipos de autoridad.

Por ejemplo, la PACBI no pretende “controlar” la vida de las personas en relación con el boicot. La Campaña reivindica, sin embargo, que el movimiento se construya desde dentro de las filas de los oprimidos (y dejando claro que no todos los oprimidos están por la resistencia, ni todos son desfavorecidos o carecen de poder). El mero hecho de construir un movimiento exige implícitamente una medida de auto-empoderamiento para resistir al régimen opresor que es mucho más poderoso; de lo contrario, ¿de qué sirve un movimiento y cuáles son sus ventajas? Al actuar desde el empoderamiento incidimos en la importancia de participar en debates internos constructivos, democráticos e inclusivos que aseguren al movimiento directrices actualizadas, exhaustivas, éticas y lo más representativas posible de la gran mayoría de la sociedad palestina. Igualmente, otro de nuestros objetivos es que las relaciones con nuestros compañeros de todo el mundo sean fuertes, igualitarias y mutuamente respetuosas.

La larga relación histórica que se repite una y otra vez entre opresores y oprimidos nos mueve a ser cautelosos ante el recurrente afán de ciertos activistas internacionales e israelíes por determinar el liderazgo de la Campaña y sus directrices. Independientemente de sus propósitos, los intentos de ignorar a la comunidad palestina obligan a que la PACBI y el BNC tengan que estar reafirmándose constantemente como referente para que no se hurte a los y las palestinas su capacidad de gestión ni sus formas de resistencia acaben desplazadas por las que propongan internacionales o israelíes, como ocurrió en los inútiles años de Oslo.

Respetar las directrices del boicot establecidas por la gran mayoría de la sociedad palestina no debería generar sensación de desequilibrio de poder; eso confundiría el deber moral con la sumisión. A modo de comparación, no es que los activistas internacionales blancos que respetaban las directrices del boicot de los negros de Sudáfrica estuvieran a su servicio sino que entendieron que su deber moral requería perder sus privilegios y seguir el ejemplo de los oprimidos para acabar formando parte de su lucha. En el caso palestino, sostenemos que cualquier intento de eludir las directrices de la Campaña BDS o de anular a sus principales referentes –la PACBI y el BNC– para promover cualquier agenda personal o de otra índole, traspasa nuestras líneas rojas y debilita la resistencia pacífica que ha acordado la mayoría de la sociedad civil palestina. Aceptar esto no es subordinarse.

Construir un movimiento juntos

Quienes participamos en el BDS estamos construyendo un movimiento, y lo que esperamos es que la gente pueda adherirse a pesar de las dificultades y los esfuerzos que implica. Es importante que se entienda que la PACBI no pretende interferir el  pensamiento independiente o crítico de la gente; de hecho, lo valoramos mucho y lo consideramos imprescindible para construir un movimiento global que respete la diversidad y la inclusión. Únicamente pedimos a quienes organicen acciones y a quienes tiene previsto viajar a Israel que trabajen con nosotros a la hora de tomar decisiones para que no acabemos colisionando en nombre de los mismos objetivos. Cuando una conferencia o una acción se inscribe en un área poco definida y surgen dudas, estamos a disposición de todo el mundo para valorar cuidadosamente las particularidades de cada caso y ofrecer nuestras sugerencias. Si se da el caso de que nuestras interpretaciones difieren insistimos en buscar un compromiso constructivo pero pedimos igualmente que mientras se alcanza, se tenga en cuenta el referente palestino para que no se margine, otra vez más, nuestra voz.

 
May 5, 2012
/

Compartir

Mantente al día

Suscríbete para recibir, noticias, actualizaciones de campaña, alertas de acción y campañas de recolección de fondos

No compartiremos tu información con nadie más siguiendo nuestra política de privacidad. Por supuesto puedes desinscribirte cuando lo desees.